En épocas de estrechez, es difícil no activar un resorte paranoico en nuestra cabeza que vea en cada uno de nuestros aparatos eléctricos un potencial enemigo. A la hora de hacer las cuentas de casa, masticar lápices y arrugar papeles emborronados, resulta útil saber qué electrodomésticos consumen más energía. Sólo de esa manera podremos reprogramar nuestros hábitos domésticos con intención ahorrativa. Si quieres saber qué electrodomésticos consumen más energía, ésta es tu lista.

Los electrodomésticos que consumen más energía

Ordenadores

De acuerdo con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), los ordenadores, con su trajín diario, e incluso en reposo, con sus pilotitos rojos que nos informan de la carga de la batería, consumen hasta un 7,7% del gasto en electrodomésticos. Si quieres reducir este disparate, prueba a bajar el brillo de la pantalla, quitar el salvapantallas con tus fotos vacacionales o apagarlo con más asiduidad en vez de dejarlo ad eternum como un muerto viviente. ¡Notarás la diferencia!

Horno

Se llevan hasta el 8,3%. Si eres un chef adicto a probar recetas de Internet para impresionar a tus amigos, nada podrás hacer para evitar este dispendio… salvo, tal vez, mantenerlo limpio. ¿Por qué?, te preguntarás. Al parecer, cuanto más grasiento esté el horno, más “le cuesta” funcionar, lo que repercute en el gasto energético. La higiene está llena de ventajas, también ahorrativas.

Lavadora

Pero.. sí, lo que la higiene ahorra por un lado, lo gasta por el otro. La lavadora puede llevarse hasta un 11,3% de la electricidad. ¿Cómo atajarlo? Puedes ceñirte a los programas cortos de lavados en frío, pero si puedes contratar una tarifa con tu proveedor energético que premie los lavados a determinadas franjas horarias, mejor que mejor.

Televisión

Un clásico en este tipo de listas. ¿Qué haces que sigues dejando encendido el standby todas las noches? Con lo que te ahorres desenchufándola, podrás comprarte una tele nueva a final de año.

Frigorífico

Nadie puede prescindir de él, pero su consumo eléctrico asciende a un 30,6%. No se trata de abandonar el hábito de picar entre horas, haciendo visitas intempestivas que reclamen saciar el hambre, sino de comprar el mejor electrodoméstico posible. Los frigoríficos de triple A reducen hasta un 80% el consumo. ¡Lo barato sale caro!